Processing

Please wait...

Settings

Settings

Goto Application

1. ES2133732 - PRODUCCION DE ENERGIA Y GENERADOR POR MEDIO DE FUSION ANARMONICA ESTIMULADA.

Note: Text based on automatic Optical Character Recognition processes. Please use the PDF version for legal matters

[ ES ]
DESCRIPCION
Producción de energía y generador por medio de fusión anarmónica estimulada.
Sector   de la invención
La presente invención se refiere al sector de la producción de energía por medio de la fusión nuclear y más especialmente, se refiere a un proceso para generar energía por medio de la fusión anarmónica estimulada de isótopos de hidrógeno absorbidos sobre un retículo de cristal.
Además, la presente invención se refiere a un generador de energía que realiza este proceso.
Descripción    de la práctica anterior
El problema de abastecerse de energía ha impulsado a los laboratorios de investigación y a la industria, cada vez más, al estudio de nuevas fuentes de energía. Entre las mismas, uno de los recursos especialmente interesantes radica en la fusión nuclear.
Durante los estudios acerca de la fusión nuclear, un solicitante realizó en este aspecto un \aparato para la puesta en marcha y control del proceso de producción de energía obtenido por medio de excitación de las vibraciones del retículo de cristal de un material que contenía deuterio" que dió a conocer en la solicitud de patente italiana num. Sl/92/000002.
El proceso en el cual se basa el funcionamiento de dicho aparato comprende una fase para la preparación de un electrodo compuesto de un material metálico formado por un solo metal o por una aleación de componentes metálicos capaces de recibir deuterio y con una estructura cristalina precisa, por ejemplo, isométrica. Esta fase de preparación del electrodo comprende primero, una operación de desgaseado del electrodo para limpiar su estructura cristalina. Posteriormente, se deja cierta cantidad de deuterio (D) en el retículo de cristal del electrodo a una temperatura y presión prefijadas. Luego, cuando la relación del número de átomos de deuterio con el de los átomos metálicos (D/Me) excede el límite de umbral de 0.7, se activa una reacción de fusión D+D entre los átomos de deuterio absorbidos en el retículo de cristal, después de la aplicación de una perturbación que fija los planos del retículo consecutivo a una vibración en contrafase.
El aparato y el proceso ilustrados anteriormente, sin embargo, ofrecen considerables dificultades cuando se trata de ponerlos en práctica realmente. Primero, la utilización de deuterio es poco económica en el caso de la aplicación industrial del aparato. Además, la fase de puesta en marcha de la reacción apenas es controlable o repetible. En realidad, en muchos casos, la cantidad de energía contenida ha sido distinta a la prevista en base a los valores energéticos atribuidos a una reacción D+D y en todo caso, no ha sido constante en las condiciones iniciales idénticas de preparación y puesta en marcha.
Resumen    de la invención
Constituye un objeto de la presente invención por tanto proporcionar un proceso para la generación de energía capaz de realizar una fusión de los isótopos de hidrógeno absorbidos sobre metal y que pueden ser reproducidos más económicamente a nivel industrial, así como activados y parados más fácilmente.
Constituye otro objeto de la presente invención proporcionar un generador de energía que active el proceso antes citado.
Estos y otros objetos se consiguen por medio de la presente invención, en la cual el proceso de generación se caracteriza por el hecho de comprender:
-  una fase de carga en un núcleo metálico de una cantidad de isótopos de hidrógeno H y D que son absorbidos en el retículo de cristal de dicho núcleo.
Estos y otros objetos se consiguen con la presente invención como se expone en las partes caracterizantes de la reivindicación 1.
La temperatura de umbral que necesariamente debe ser excedida en dicha fase de calentamiento es la constante de Debye, como se expone en la Tabla 1, para muchos de los metales utilizables. Para poder tener una mayor probabilidad de éxito en la reacción, dicha temperatura de umbral debe ser excedida por lo menos en un T comprendido entre varios grados y varias decenas de grados, según sea el tipo de material con el cual se forme el núcleo activo. La constante de Debye puede, en todo caso, calcularse analíticamente, puesto que es igual a h/K v cr 0 siendo h la constante de Planck, siendo K la constante de Boltzmann y v cr una frecuencia típica de cada material (para más detalles, véase Charles Kittel, Introduction to Solid State Physics, John Willey & Sons, New York).
El tipo de hidrógeno a absorber en dicho núcleo preferiblemente es hidrógeno natural o, en otras palabras, con una relación entre isótopos D y H de 1/6000. Sin embargo, sigue siendo posible obtener la reacción también con hidrógeno natural empobrecido o enriquecido con deuterio y con una relación de isótopos D a H, en todo caso, superior a 1/80000 y preferiblemente comprendida entre 1/10000 y 1/1000.
Las nuevas características del generador se exponen en la parte caracterizante de la reivindicación 25.
Breve   descripción de los dibujos
Otras características y ventajas del proceso y del generador según la presente invención serán manifiestas en la descripción siguiente de algunas de sus posibles realizaciones, ofrecidas como ejemplo no exhaustivo y con referencia a los dibujos anexos, en los cuales:
La figura 1 presenta una vista en sección longitudinal de una primera realización del generador, según la presente invención.
La figura 2 es una vista en sección longitudinal de una segunda realización del generador según la presente invención.
La tabla 1 expone la constante de Debye para varios metales y aleaciones.
Descripción    de las realizaciones preferidas
Con referencia a la figura 1, un generador para la actuación del proceso, según la presente invención, comprende una cámara de generación 2 cruzada por un haz de tubos de cobre 5 que se extiende entre dos bridas 10 soldadas a un cuerpo de soporte 11 que define exteriormente la cámara 2. Los tubos 5 cruzan las bridas 10 y comunican con una precámara 3 que comprende una camisa anular 3a delimitada por un cuerpo cilíndrico 13 con entradas 3b. Además, los tubos 5 comunican con una bóveda de recogida 4 que se comunica a través de las boquillas embridadas 14 con unos medios para el intercambio de calor y con una bomba de circulación, no ilustradas.
La cámara 2 comunica a través de conductos axiales 6 con la bóveda cruzada 4 a un lado y con la precámara 3 en el otro lado, con un depósito de gas y una bomba neumática, no ilustrados, por medio de conectores de un tipo conocido situados al exterior del cuerpo 13. Los conductos 6 son adecuados para pasar hidrógeno o en otros casos, a la cámara 2.
En los tubos 5, se electrogalvaniza un núcleo metálico activo 1 de espesor de varios milímetros. Alrededor del cuerpo de soporte 11, se envuelve una bobina eléctrica 9, por ejemplo, inmersa en una matriz cerámica 9a.
El fluido, procedente de las entradas 3b y que cruza el haz de tubos 5, se precalienta en la camisa 3a, y elimina el calor generado en el núcleo 1 durante una reacción anarmónica de fusión de los isótopos de hidrógeno, cuya puesta en marcha se describirá más adelante.
Con referencia a la figura 2, otra realización del generador según la presente invención comprende un núcleo activo 1 con la forma de una barra cilíndrica introducida en la cámara 2 contenida en un cilindro calentador 20 en el cual se sumerge un devanado eléctrico 9.
Una camisa 15 formada por un cuerpo de soporte 11 y un cuerpo cilíndrico 13 permite el paso de un fluido portador térmico que atraviesa una entrada 22 y sale por una salida 23 y después con un cuerpo axialmente solapado 11. El gas presente en la cámara 2 se controla a través de la cámara 24 que comunica con un depósito de gas y con una bomba neumática, no ilustrada, por medio de las conexiones de un tipo conocido. El núcleo 1 está en contacto con un electrodo 25 adecuado para transmitirle un impulso de un tipo piezoeléctrico para activar la reacción anarmónica de fusión de los isótopos de hidrógeno, como describiremos a continuación.
En los generadores de las figuras 1 y 2, los devanados 9 tienen una función múltiple puesto que, además de generar un campo magnético necesario para la absorción del hidrógeno por el núcleo, tienen también la función de calentar la cámara del fluido portador térmico, así como la función de puesta en marcha de la reacción, por ejemplo, por medio de un impulso eléctrico con un efecto magnetoestrictivo.
El núcleo 1, en el primer caso ilustrado (figura 1) es una capa metálica, por ejemplo, una capa múltiple de níquel y cromo alternados, mientras que en el segundo caso, (figura 2) es una barra metálica cilíndrica, por ejemplo, de acero níquel-cromo. El núcleo 1 preferiblemente tiene una superficie homogénea, en todo cuanto es posible, sin muescas o defectos. En el retículo de cristal del núcleo 1, por medio de técnicas conocidas, se obliga al hidrógeno natural a absorber con una relación de isótopos D a isótopos H alrededor de 1/600. El porcentaje de deuterio D respecto del hidrógeno H también puede ser mayor que el indicado, aun cuando con una relación D/H mayor que 1/1000 no exista ningún ventaja económica en la explotación de la reacción, debido a los actuales costes del deuterio, así como por la dificultad de interrumpir la reacción con una operación normal de parada, como se describirá más adelante.
1)  Fase de carga
Entre las técnicas conocidas para la carga del hidrógeno en el núcleo activo para que los isótopos de hidrógeno sean químicamente absorbidos en el retículo de cristal, existen las siguientes:
-  absorción electrolítica
-  inmersión del núcleo en un ambiente gaseoso que contiene hidrógeno a una temperatura y presión prefijadas.
-  inmersión del núcleo en soluciones de HCl, HNO 3,H 2SO 4.
-  inmersión del núcleo en baños galvánicos que contienen por ejemplo, NH 3 cuando el metal que constituye el núcleo se deposita sobre un soporte compuesto de un material como Cu o un cerámico.
Algunos materiales exigen la aplicación de un campo magnético con una intensidad mayor que el campo de saturación, generalmente mayor de 0.1 Tesla. En los dos casos de los generadores descritos anteriormente, el campo magnético se obtiene por medio del devanado 9.
La presión absoluta del hidrógeno dentro de la cámara de generación debe ser mantenida a unos valores preferiblemente comprendidos entre 1 y 1000 milibares y, en todo caso, menores de 4 bares, fuera de los cuales ya no tiene lugar la absorción a no ser que sea a presiones extremadamente elevadas (>50 bares).
La absorción química de los isótopos de hidrógeno en el metal del núcleo ocasiona la diasociación de las moléculas de H 2 y D 2 y la creación dentro de la estructura cristalina del núcleo de los enlaces covalentes (hidruros) entre los átomos H y D con el metal. La repulsión electrostática entre los átomos de hidrógeno se tamiza por el exceso de la carga negativa creada por los electrones libres del metal. Por tanto, la disminución de la repulsión electrostática debida a estos enlaces permite que los átomos enlazados se acerquen entre sí y más estrechamente de lo que sería normalmente posible con los átomos libres en condiciones idénticas.
Cuando la acumulación de los isótopos H y D absorbidos en el metal en la proporción indicada anteriormente sea suficientemente alta, por ejemplo, con una relación numérica de isótopos de hidrógeno a átomos de metal mayor de 0.3, sin embargo, originar una fuerte vibración reticular puede hacer que los dos sistemas Me+H y D+Me se acerquen entre sí, por lo que los átomos H y D pasarían a estar a una distancia menor de la que entra en juego la fuerza nuclear.
2)  Fase calentadora
Según la presente invención, sólo cuando la temperatura del núcleo activo 1 sube a un valor superior a la constante de Debye del material que compone el núcleo, cuyo valor de muchos metales se indica en la Tabla 1, es posible realizar con éxito la puesta en marcha de la reacción de fusión. En realidad, sólo por encima de dicha temperatura, es mayor el número de oscila-ciones anarmónicas del retículo de cristal, en el cual se absorbe el hidrógeno, que el número de oscilaciones del tipo armónico con el consiguiente aumento de la probabilidad de que se añadan los vectores de onda vibracional entre sí. Sin embargo, es necesario que para activar con éxito la reacción, se exceda la constante de Debye de varios grados a varias decenas de grados, según sea el metal empleado para el núcleo, al objeto de permitir que la \población" de las oscilaciones anarmónicas exceda suficientemente a la de las oscilaciones armónicas.
La fase calentadora puede realizarse por medio de cualquier sistema conocido, por ejemplo, por calentamiento termoeléctrico, oxidación de combustibles u otras reacciones químicas exoenergéticas, por la recombinación de iones en moléculas poliatómicas, impulsos de láser y la inmersión en fluidos calientes.
3)  Fase de puesta en marcha
En los puntos del núcleo que el hidrógeno ha sido absorbido o en otras palabras, en las cercanías de la superficie exterior del núcleo, una oscilación en contrafase del retículo podría producir con éxito dos isótopos de hidrógeno, respectivamente H hidrógeno y D deuterio, que se acerquen entre sí y más estrechamente que la distancia crítica a la cual, las fuerzas nucleares entran en juego, como se ha descrito anteriormente.
Según la presente invención, es posible, en las condiciones descritas anteriormente y solamente en dichas condiciones, activar la reacción nuclear localizada descrita anteriormente, y producir una tensión en el núcleo activo capaz de ocasionar la adición coherente de un gran número de vectores de onda, obteniéndose de este modo, un impulso vibracional gigante local capaz de excitar suficientemente al retículo de cristal donde se absorben los isótopos de hidrógeno. Se han medido las variaciones locales de volumen debidas a la expansión de la superficie del núcleo activo y se h visto que son 20 veces mayores que las medidas en la parte no activa del núcleo.
Cada fusión H+D produce 3He, liberando 5.5 MeV, que es suficiente energía para evaporar completamente la zona que rodea el punto, en el cual ha ocurrido la reacción. En este caso, la reacción completa H+D sería H+D = 3He+γ de 5.5 MeV. Sin embargo, en este caso, no se liberan fotones γ u otras partículas del núcleo, puesto que la duración de los enlaces hidrógeno-metal covalentes es del orden de 10 −15-10 −16 segundos, mientras que el período de interacción nuclear es del orden de 10 −18-10 −21 segundos. Por tanto, la energía liberada de la fusión puede disiparse a través del retículo sin emisión de partículas o fotones γ. (véase Max Born, Atomic Physics, ed. Blacky & Son, Glasgow; A.F. Davydov, Teoría del núcleo atómico, ed. Zanichelli, Bologna; G.K. Werthaim, Mo¨ssbauer Effect).
Para más detalle, después de haberse excedido la constante de Debye, la probabilidad de que se active la reacción H+D es mayor cuando las condiciones anarmónicas del desplazamiento interatómico se convierten en críticas y ello podría suceder sólo cuando la temperatura fuere suficientemente mayor que la constante de Debye, a una temperatura característica de cada material. En estas condiciones, siguiendo la producción de un estímulo suficientemente vigoroso por medio de una acción exterior, la cuántica de la energía vibracional cruzaría el retículo de cristal en lugar de oscilar de modo desorganizado, interactuando coherentemente con la siguiente adición de los vectores de onda, tangencialmente a la superficie del núcleo activo y con la creación consecuente de crestas de energía amplificadas en determinados puntos (lugares). Los trenes de ondas que se mueven sobre el material activo del núcleo, además de crear fusiones localizadas, forman un sistema multimodal coherente de oscilaciones estacionarias dentro de las partes del material activo del núcleo, ocasionando de este modo, un cambio negativo de entropia y la consecuente descarga de calor, que puede ser explotada por el generador, según la presente invención.
Posteriormente, la onda estacionaria sigue manteniéndose por sí misma por medio de un efecto bomba producido por las reacciones H+D. En realidad, como que se altera la configuración del retículo por las vaporizaciones localizadas originadas por las fusiones H+D individuales desplazadas en dichos lugares, los vectores de ondas se añaden nuevamente a otros lugares, cercanos a los anteriores, pero en lugares donde el retículo todavía está intacto y activa otras reacciones H+D. Con la repetición de las fusiones, el núcleo pasa a tener una superficie con una serie de cavidades sustancialmente equidistantes separadas por pistas o seguimientos de retículo todavía intacto y la masa del núcleo activo progresivamente es más pequeña como consecuencia de las vaporizaciones localizadas sucesivas.
Otra contribución importante al mantenimiento de la onda estacionaria se consigue por la interacción de los electrones con el retículo, especialmente en presencia de un campo electromagnético variable. En realidad, cada transición desde un estado de Fermi a otro comprende la emisión de una partícula de una determinada frecuencia y de vector de onda. (véase Charles Kittel, Introduction to Solid State Physics, John Willey & Sons, New York).
Puede realizarse la fase de puesta en marcha por medio de diversos tipos conocidos de impulsos, mientras el período de subida sea menor de 10 −1 segundos.
En los casos en que el núcleo activo se compone de metales puros o de sus compuestos con otros elementos o sustancias, aceros, aceros inoxidables, aleaciones o sistemas metálicos de capa simple o múltiple, la fase de puesta en marcha puede realizarse según uno de los métodos siguientes.
Método térmico de tensión obtenido a través de los gradientes de presión: se introduce gas poliatómico como por ejemplo, H 2,D 2,HD, HT,C 2H 4, NH 3, N 2, O 2, etc. en la cámara de generación con diferencia entálpica negativa de absorción física (H) y un gradiente de presión correspondiente comprendido entre 1 milibar y 4 bares. Como ya se sabe, el gas introducido genera una tensión térmica sobre la superficie del núcleo activo, debido a la disociación transitoria de las moléculas de gas y de otra reacción excenergéti-ca repentina que forma nuevamente las moléculas y se catalizan en la superficie del mismo núcleo. Esta tensión térmica origina la formación de trenes de ondas de reacción y una puesta en marcha rápida del proceso de la producción de energía a través de la fusión nuclear entre H y D, como se describe anteriormente. La realización de la figura 1 se designa exactamente para este tipo de puesta en marcha, en el cual se introduce el gas poliatómico a través de los conductos 6 ilustrados en la figura 1. Durante la reacción, por medio del paso de la corriente a través del devanado 9 situado a lo largo de toda la longitud del núcleo 1, se mantiene constante un campo magnético comprendido entre 0.2 y 1.5 Tesla.
Método con impulso mecánico: se aplica un impulso mecánico de torsión, tracción o compresión a los extremos del núcleo activo con una intensidad y tiempo de subida, por ejemplo, 10 −1 segundos, suficiente para provocar una deformación estructural que después activa el proceso de fusión.
Método con estricción eléctrica: se aplica el impulso de corriente eléctrica a los extremos del núcleo activo con valores de cresta adecuados y tiempo de subida, por ejemplo, 1000 amperios durante 30 nanosegundos para provocar una deformación estructural que después activa el proceso de fusión. La realización de la figura 2 se designa también para este tipo de puesta en marcha, en el cual el impulso de voltaje en corriente alterna se produce mediante un electrodo 25 conectado al núcleo activo 1 y alimentado por medio de los cables 8.
Método optoelectrónico: se dirige un impulso de haz láser de alta potencia por ejemplo de 1MW sobre el núcleo y se provoca una onda de choque y una tensión de temperatura que su vez, origina una deformación estructural repentina que luego activa el proceso de fusión.
Método de radiofrecuencia: se aplica un impulso de radiofrecuencia al núcleo activo con una frecuencia que corresponde a la frecuencia de resonancia de los espines o rotaciones corpusculares de los isótopos de hidrógeno o a la frecuencia de plasma de los electrones libres del retículo de cristal.
Método de vibración ultrasónica: el núcleo activo está contenido en una cavidad resonante. Se aplica un impulso de energía de vibraciones ultrasónicas al núcleo activo, con una intensidad y duración (por ejemplo 10 −1 segundos) suficientes para provocar la reacción de la fusión.
En los casos en que el material que forma el núcleo activo es de un tipo, por ejemplo un cristal, sometido al efecto piezoeléctrico, la fase de puesta en marcha puede ser activada por medio de un método con efecto piezoeléctrico inverso, enviando a los extremos del núcleo metálico, los impulsos de voltaje de corriente alterna con una frecuencia igual a la de la resonancia mecánica del núcleo con valores de cresta (por ejemplo, mayores de 5kV) suficientes para provocar una deformación estructural que después activa el proceso de fusión. La realización de la figura 2, se designa también para este tipo de puesta en marcha, en el cual se origina el impulso de voltaje de corriente alterna por el electrodo 25 conectado al núcleo activo 1 y alimentado a través de los cables 8.
Finalmente, si el material que forma el núcleo activo es del tipo ferromagnético, la fase de puesta en marcha puede activarse por medio de un método magnetoestrictivo que consiste en la producción, junto con el núcleo metálico, de un campo magnético con valores de cresta mayores que la intensidad de saturación magnética y un tiempo de subida menor de 10 −1 segundos. Este tipo de puesta en marcha puede realizarse con el generador de la figura 1 y con el de la figura 2 aplicando un impulso electromagnético a través del devanado 9.
4)  Fase termopermutadora
A continuación de la puesta en marcha, la reacción se mantiene en condiciones estacionarias por termopermutación mediante un fluido portador térmico que debe circular por el haz de tubos 5 que cruza la cámara de generación de la figura 1 o a través de la camisa 15 de la figura 2. La retirada del calor no debe exceder un nivel que hace descender la temperatura del núcleo activo por debajo de la constante de Debye, en cuyo caso, ocurriría una parada lenta de la reacción.
Respecto de la potencia térmica que pudiera obtenerse, las dimensiones y la forma del núcleo activo juegan un papel importante. El núcleo activo puede tener una forma temporal de una varilla, una lámina, de hilos enmarañados y/o separados, de polvo libre o comprimido, con o sin adhesivo. Por ejemplo, en la cámara de generación 2 de la figura 1, el núcleo activo puede estar compuesto en lugar de metal depositado en los tubos 5, de una serie de barras colocadas en diversos puntos de la misma cámara, Alternativamente, la cámara 2 puede rellenarse con polvo metálico.
Claramente, la temperatura del núcleo 1 que aloja la reacción debe permanecer muy por debajo de la temperatura de transición, por encima de la cual el retículo pierde sus propiedades cristalinas y pasa a un estado amorfo comparable con el estado vítreo y esto sucede a temperaturas menores que la temperatura de fusión de cada metal. En dichas condiciones, en realidad, el núcleo tendría una respuesta a las oscilaciones totalmente distinta del comportamiento producido cuando el estado es cristalino, porque el sentido preferencial al cual se añaden los vectores de onda desaparecería, sin ninguna posibilidad absoluta de obtener la reacción anteriormente descrita.
También es necesario que la temperatura constante de funcionamiento, a la cual se sitúa el núcleo, no se acerque a unas determinadas temperaturas críticas ya muy conocidas de cada metal y que son identificables mediante los diagramas de absorción obtenidos experimetalmente, en los cuales se produce el fenómeno de la expulsión progresiva del hidrógeno en el retículo.
5)  Fase de parada
La reacción puede ser interrumpida deteniendo el sistema multimodal coherente de las oscilaciones estacionarias simplemente originando otra tensión vibracional que desorganice el sistema a través de una producción de entropia local positiva.
Por ejemplo, todo esto puede conseguirse creando un alto vacío en la cámara de generación (presión absoluta menor de 0.1 milibares) e in-troduciendo un chorro de gas con H positivo de disociación, por ejemplo H 2: Debido al impacto contra la superficie activa, las moléculas se disocian y ocurre una rápida retirada de la energía del retículo, con la consiguiente tensión de temperatura negativa. La disminución repentina de la temperatura provoca la desorganización de los lugares activos y la parada de la reacción nuclear entre los isótopos de hidrógeno.
Alternativamente, incluso dejando la presión del gas dentro de la cámara de generación sin alterar, es suficiente para que el intercambio de calor enfríe al núcleo activo hasta el punto de que la temperatura del mismo núcleo desciende por debajo de la constante de Debye. El intercambio de calor por ejemplo, puede conseguirse haciendo circular un fluido a una temperatura muy por debajo de la constante de Debye, en el haz de tubos que cruzan la cámara de generación.
Al objeto de proporcionar incluso una descripción más detallada del proceso, según la presente invención, a continuación se expondrán algunos ejemplos prácticos relacionados con la aplicación de las fases antes citadas, a un núcleo activo metálico, cuyo retículo de cristal ha absorbido una determinada cantidad de hidrógeno natural.
Ejemplo  1
En una barra larga de 90 mm con un diámetro de 5 mm construida de material metálico (Clunil) formada por cristales isométricos con átomos de níquel y cromo en iguales cantidades y alternados, se consiguió que el hidrógeno (D/H=1/6000) se absorbiera después de la introducción de H 2, a una presión de 500 mbares y a una temperatura de 220 °C con inmersión contemporánea en un campo magnético de 1 Tesla, obtenido por medio de la bobina 9 devanada alrededor del mismo núcleo. El generador utilizado fue el ilustrado en la figura 1 con el haz de tubos 5 sin estar revestido de ninguna capa metálica.
La cámara que contenía la barra se puso después gradualmente a una temperatura de 20 ° por encima de la constante de Debye, que para Clunil es de 192 °C.
La puesta en marcha se produjo con el método termoeléctrico (por un impulso térmico producido por un impulso de corriente que atraviesa el devanado 9), con el núcleo introducido en todo momento en el campo magnético antes citado y sumergido en hidrógeno natural a una presión de 500 milibares. Y aún más exactamente, se obtuvo la puesta en marcha con una intensidad de impulso de 1000A y un tiempo de subida de 30 nanosegundos.
Durante el transcurso de la reacción, se eliminó un calor total medio neto de 1.29 MJ por día, durante 58 días, después de los cuales se detuvo la reacción con una parada conseguida con la introducción de H 2 después de haber provocado temporalmente un vacío (0.1 mbares).
Mientras se detenía la reacción, se observó que durante el transcurso del movimiento transitorio, se detectaron isótopos radioactivos, supuestamente debidos al impacto contra los núcleos vecinos de los núcleos de H, D, 3He que son acelerados por la energía de los fotones γ (5.5 MeV) producidos por las últimas reacciones H+D y no pasados al retículo para activar otras reacciones. Ejemplo 2
En una barra de níquel larga de 200 mm con un diámetro de 3 mm, se consiguió que el hidrógeno natural (D/H=1/6000) se absorbiera con el método de inmersión en un ambiente gaseoso a la temperatura crítica de 198 °C y la aplicación contemporánea de un campo magnético de 1 Tesla obtenido por medio de una bobina 9 devanada alrededor del núcleo. El generador empleado fue el ilustrado en la figura 2.
La cámara que contiene la barra después fue situada a la temperatura de 20 ° por encima de la constante de Debye, que en el níquel es de 167 °C.
La puesta en marcha se produjo con el método de estricción eléctrica o en otras palabras, aplicando al núcleo un electrodo a través del cual se transmitió un impulso de naturaleza piezoeléctrica. Más exactamente, la puesta en marcha se obtuvo con un impulso por lo menos de 10kV y un tiempo de subida de 0.1 segundos.
Durante la reacción, se eliminó por día, un total medio neto de calor 4.74 MJ durante un período de 31 días, después de los cuales, se detuvo la reacción con una parada lenta.
Ejemplo  3
En una barra larga de 90 mm con un diámetro de 5 mm construida de acero AISI 316 que fue revenido a 400 °C para eliminar las tensiones internas, se consiguió que el hidrógeno natural (D/H=unos 1/6000) se absorbiera con el método de inmersión en solución ácida y después con la inmersión en ambiente gaseoso a la presión absoluta de 600 mbares y con la aplicación de un campo magnético de 1 Tesla, obtenido por medio de la bobina 9 devanada alrededor del núcleo.
La cámara que contenía la barra después se puso a una temperatura por encima de la constante de Debye y precisamente a 314 °C.
La puesta en marcha se consiguió con el método termoeléctrico y con el método de tensión térmico debido a la recombinación gaseosa.
Durante la reacción, un total medio neto de calor de 2.64 MJ fue eliminado por día, durante un período de 34 días, después de los cuales se detuvo la reacción con una parada lenta, obtenida al enfriar por debajo de la temperatura crítica.
Ejemplo  4
En un generador como el ilustrado en la figura 1, que comprende una cámara de generación cruzada por un haz de tubos construidos de cobre. sobre cada tubo se electrogalvanizó una capa de 2 mm de níquel puro, en la cual se consiguió que el hidrógeno natural (D/H=unos 1/6000) se absorbiera con el método de inmersión en un ambiente gaseoso a la presión absoluta de 600 mbares y la aplicación contemporánea de un campo magnético de 1 Tesla, obtenido por medio de un bobina devanada alrededor del núcleo e inmerso en una matriz cerámica.
La cámara que contiene la tira de tubos después se puso a una temperatura de 210 °C, o sea 57 °C por encima de la constante de Debye.
Se consiguió la puesta en marcha con el método magnetoestrictivo o en otras palabras, aplicando un impulso electromagnético al núcleo a través del devanado 9. Más exactamente, se obtuvo la puesta en marcha con un impulso de 0.8 Tesla y un tiempo de subida de 0.1 segundos.
Durante la reacción, por medio del fluido portador térmico que cruza la tira de tubos, se intercambió un calor neto medio total de 4.9 MJ por días, durante un período de 6 días, después de los cuales, se detuvo la reacción con una parada lenta obtenida con enfriamiento por debajo de la temperatura crítica.
La aplicabilidad industrial del proceso de generación y del generador que acciona dicho proceso, por tanto queda clara, visto que permiten la producción de energía en la forma de calor por medio de la fusión nuclear a temperaturas relativamente bajas, sin la emisión de partículas radioactivas u otras peligrosas y durante largos períodos. Los materiales empleados para el núcleo activo y para el resto del generador son más económicos, por tanto ofrecen considerables posibilidades de obtener una explotación rentable.
En los casos en que se forme el núcleo activo con un material de constante de Debye mayor, como por ejemplo, el silicio (640 °K), la temperatura a la cual tiene lugar el intercambio térmico sería mayor que la de los ejemplos descritos anteriormente. Por tanto, resultaría posible explotar directamente la energía adquirida por el fluido portador térmico que cruza el generador, por ejemplo, para mover las paletas de las turbinas o para aplicaciones similares.
La creación de 3He, como producto de la reacción, es además, algo también explotable industrialmente dado el actual alto coste de este gas.